Lo que debe saber cuando toma warfarina

La warfarina es un medicamento que controla la coagulación de la sangre. Se utiliza para prevenir los coágulos de sangre que pueden causar problemas de salud graves. Es posible que tome warfarina para reducir el riesgo de accidente cerebrovascular o ataque cardíaco. O bien, puede tomarla para evitar que un coágulo de sangre llegue al pulmón. Pero la warfarina también puede aumentar el riesgo de sufrir hemorragias. Esto puede ser peligroso. Debido a esto, deberá tomar medidas importantes cuando tome warfarina.

Primer plano de un brazo que muestra un brazalete de alerta médica.

Antes de comenzar a tomar warfarina

Infórmele a su proveedor de atención médica si alguna vez tuvo algo de lo siguiente:

  • úlcera estomacal;

  • vómitos con sangre, o heces rojas o negras;

  • enfermedad cardíaca o vascular;

  • enfermedad de la sangre;

  • accidente cerebrovascular o un ataque isquémico transitorio (AIT);

  • enfermedad renal o hepática;

  • lupus u otra enfermedad vascular del colágeno.

Brinde al proveedor de atención médica la siguiente información:

  • Si está embarazada o amantando.

  • Si tiene menos de 18 años de edad.

  • Si se realizó un procedimiento dental o cirugía recientemente.

  • Si le realizarán un procedimiento dental o una cirugía próximamente.

  • Si le realizaron una punción en la médula espinal o una cirugía espinal o le administraron anestesia espinal recientemente.

Muchos medicamentos causan problemas si los toma mientras está en tratamiento con warfarina. Informe a su proveedor de atención médica sobre todos los medicamentos que toma. Puede resultar peligroso para usted tomar algunos medicamentos y suplementos como los siguientes:

  • medicamentos que diluyen la sangre, como aspirina, clopidogrel, ticagrelor o prasugrel;

  • antibióticos;

  • medicamentos para el corazón;

  • cimetidina;

  • ibuprofeno;

  • naproxeno, ketoprofeno u otros medicamentos para la artritis;

  • medicamentos antidepresivos, para tratamiento del cáncer, el VIH, la diabetes, las convulsiones, la gota, el colesterol alto, o la tiroides;

  • vitaminas que contengan vitamina K;

  • productos a base de hierbas como ginkgo, Q10, ajo o hierba de San Juan.

Esta lista puede no incluir todos los medicamentos y suplementos que pueden afectar el desempeño de su medicamento. Hable con su proveedor de atención médica y farmacéutico. Es posible que su proveedor de atención médica le indique que cambie o deje de tomar algunos de estos medicamentos antes de tomar warfarina.

Tome la warfarina según las indicaciones.

Deberá hacerlo exactamente como se lo indica el médico. Haga lo siguiente:

  • Tómela a la misma hora todos los días.

  • Tómela con un vaso lleno de agua. Puede tomarla junto con la comida o no.

  • Use un pastillero para ayudarlo a recordar las dosis que debe tomar.

  • Si se saltea una dosis, llame a su proveedor de atención médica de inmediato para saber cuánto debe tomar.

  • Nunca tome una dosis doble. Si toma demasiada cantidad junta, puede producirse una hemorragia tanto dentro como fuera del cuerpo.

Cómo mantener determinados alimentos constantes en su dieta

Algunos alimentos pueden afectar el funcionamiento de la warfarina.

Muchos alimentos contienen vitamina K. Esta es una sustancia que ayuda en la coagulación del cuerpo. Por lo tanto, consumir alimentos con vitamina K puede afectar el funcionamiento de la warfarina. No necesita evitar los alimentos que tienen vitamina K. Pero sí debe hacer que la cantidad que come de esos alimentos se mantenga siempre igual, o alrededor de la misma cantidad, día tras día. Los alimentos que contienen vitamina K incluyen los siguientes:

  • espárragos;

  • aguacates;

  • brócoli;

  • repollo;

  • col rizada;

  • espinacas;

  • algunas otras verduras de hojas verdes;

  • aceites tales como el de soja, canola y oliva.

Otros alimentos y bebidas que pueden afectar la coagulación de la sangre. También deberá mantener una cantidad constante de estos alimentos en su dieta. Por ejemplo:

  • arándanos y el jugo de arándano;

  • suplementos con aceite de pescado;

  • ajo, jengibre, regaliz y cúrcuma;

  • hierbas que se usan en tés o suplementos de hierbas;

  • alcohol.

Si cambia su dieta por la razón que fuese, por ejemplo, debido a una enfermedad o para bajar de peso, infórmeselo a su proveedor de atención médica.

Prevenga lesiones

Una vez que comienza a tomar warfarina, deberá tener cuidado adicional. Dado que hace que sangre más, deberá protegerse para no lastimarse la piel. ¿Cómo hacerlo?

  • No ande descalzo. Siempre use calzado.

  • No se recorte los callos usted mismo.

  • Use una rasuradora eléctrica en lugar de usar una manual.

  • Use un cepillo de dientes suave e hilo dental encerado.

También deberá evitar cualquier tipo de actividad que pueda causarle alguna lesión. Si tiene una caída o una lesión de importancia, llame a su proveedor de atención médica de inmediato. Podría tener una hemorragia interna y ni siquiera notarlo. Asegúrese de buscar atención médica de inmediato si tiene lo siguiente:

  • una caída grave;

  • un golpe en la cabeza;

  • cualquier otro tipo de lesión.

Realícese análisis de sangre

Deberá realizarse análisis de sangre de manera regular. Su proveedor de atención médica le indicará con qué frecuencia deberá hacerlo. Esto se hace para asegurarse de que toma la cantidad correcta de warfarina. Una cantidad muy alta puede causar una hemorragia excesiva, lo que puede ser muy grave. Una cantidad muy baja puede ser insuficiente para prevenir los daños por coágulos.

Los análisis de sangre controlan el índice internacional normalizado (INR, por sus siglas en inglés) y el tiempo de protrombina (TP). Estos determinan la rapidez con la que coagula la sangre. El conjunto de ambos análisis se denomina TP/INR.

Quizás deba ir a un hospital o a una clínica para que le hagan los análisis de sangre, o un enfermero puede ir hasta su casa y hacerle el análisis de sangre en su domicilio. En algunos casos, es posible que usted mismo pueda analizarse la sangre en su casa con una máquina pequeña. Hable con su proveedor de atención médica para saber cuál es la mejor opción para usted. No omita las citas en las que le analizan la sangre. Si se realiza un análisis de sangre fuera del consultorio de su proveedor de atención médica, asegúrese de llamarlo apenas tenga los resultados.

Después del análisis de sangre, su proveedor de atención médica puede indicarle que cambie la dosis de warfarina. Tome el medicamento exactamente como le indicaron. No deje de tomarlo, a menos que su proveedor de atención médica se lo indique.

Recomendaciones importantes

Mientras tome warfarina, haga lo siguiente:

  • Asegúrese de informar al equipo que administra su warfarina todo medicamento nuevo recetado por cualquiera de sus proveedores. Deberán realizarle controles con mayor frecuencia luego de comenzar a tomar un medicamento nuevo, cambiar una dosis o dejar de tomar un medicamento.

  • No deje de tomar los medicamentos sin antes consultar con su proveedor de atención médica. Si tiene una cirugía o un procedimiento programado, su cirujano y proveedor de atención médica le darán instrucciones específicas sobre cómo cambiar la dosis para prevenir hemorragias excesivas en el procedimiento o la cirugía.

  • Informe a todos sus proveedores de atención médica que toma warfarina. Esto incluye odontólogos, quiroprácticos, enfermeros, fisioterapeutas, y enfermeros domiciliarios.

  • Utilice su brazalete de alerta médica o lleve una tarjeta de identificación en su billetera que diga que toma warfarina.

  • Asista a todas sus citas médicas para los análisis de sangre.

  • Hable con su proveedor de atención médica antes de tomar cualquier medicamento nuevo. Esto incluye cualquier medicamento de venta libre. También incluye suplementos, remedios a base de hierbas o vitaminas.

  • Informe al proveedor de atención médica que le administra la warfarina si cambio su información de contacto.

Cuándo llamar al 911

La warfarina aumenta el riesgo de sangrado. Llame al 911 y a su proveedor de atención médica de inmediato antes de tomar la próxima dosis de warfarina si tiene cualquiera de los siguientes problemas:

  • sangrado que no se detiene en 10 minutos;

  • tos con sangre;

  • vómito con sangre o un material similar al café molido;

  • náuseas, hinchazón o diarrea;

  • orina de color rojo oscuro o marrón;

  • heces alquitranadas de color rojo o negro;

  • mareos, dolor de cabeza, debilidad o fatiga;

  • dolor de pecho o dificultad para respirar;

  • una caída grave o un golpe en la cabeza;

  • signos o síntomas de accidente cerebrovascular (caída facial, dificultades para hablar, debilidad en un solo lado del cuerpo);

  • signos de una reacción alérgica, como hinchazón de la boca, los labios, la garganta, la lengua o la cara, sarpullido, ronquera, dificultades para respirar o hablar;

  • dolor intenso, pérdida de la sensibilidad, cambios de color de la piel y cambios de temperatura en una parte de la piel o una extremidad como el brazo o la pierna; esto indica un efecto secundario de la warfarina poco frecuente, pero grave, en el que la piel y los tejidos no reciben flujo sanguíneo.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Otros signos urgentes o importantes por los cuales debe llamar a su proveedor incluyen los siguientes:

  • inflamación o dolor después de una lesión;

  • inflamación o dolor en el lugar de la inyección;

  • sangrado de las encías después de cepillarse los dientes;

  • fiebre o una enfermedad que empeora;

  • sangrado de hemorroides;

  • período menstrual más abundante que lo normal o sangrado entre período y período;

  • marcas de color rojizo o negro azulado en la piel (moretones), que aumentan de tamaño.

[NOTA: Es posible que este tema informativo no contenga todas las indicaciones, precauciones, afecciones médicas, interacciones con medicamentos/alimentos y advertencias relacionadas con este medicamento. Consulte a su médico, enfermero o farmacéutico si tiene alguna pregunta].

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.